Menú Principal


Tecnología de Equipos a prueba de Explosión

Conciencia de seguridad

Equipo eléctrico para Zona 0

 

Aunque se hayan tomado medidas para evitar el peligro inherente a un área potencialmente explosiva, ya sea limitando la fuente de peligro o sus efectos, una correcta actitud de los operadores hacia las medidas de seguridad tomadas debe ser parte esencial del establecimiento de la operación segura en una planta

 

 

 

 

© TEX, C.A.

 

Conciencia de seguridad como contribución a la protección contra explosiones

 

Un manejo inadecuado o descuidado de un material inflamable resulta ser a menudo el causante principal del peligro, por lo que un manejo cuidadoso y considerado contribuirá significativamente a limitar las posibilidades de producirse una explosión.

El éxito de estas medidas de protección descansa dentro de la esfera de influencia de los operadores y empleados en la parte de instalación. El uso efectivo de sistemas de ventilación adecuadamente diseñados es un ejemplo. La efectividad del sistema de extracción de vapores a menudo depende en forma decisiva de pequeños factores como una tubería de extracción correctamente colocada con respecto a la fuente de emisión de gases. El manejo correcto de combustibles líquidos constituye otro ejemplo. Generalmente existe una rata de flujo máxima permitida, que no debe ser excedida. Los tubos de alimentación deben ubicarse en la parte más baja de los contenedores o tanques para evitar el riego del combustible y la consecuente posibilidad de explosión debido a la aparición de descargas electrostáticas.

El saneamiento regular de los depósitos de combustible sólido, utilizando el equipo adecuado, o la realización de este trabajo en forma inadecuada, dependerá en forma critica de la actitud del empleado, su motivación y además de su conocimiento de los posibles peligros que pueden.

Esto demuestra la importancia de la instrucción adecuada del personal y el control basado en los conceptos de seguridad en áreas potencialmente explosivas, podemos indicar que la onerosa y necesaria inversión en equipos adecuados para áreas peligrosas únicamente serán efectivas si estos aparatos son operados por personal que ha sido cuidadosamente entrenado en los peligros y los métodos de seguridad empleados. En adición a los riesgos que pueden resultar de la mala aplicación de medidas de protección primaria, condiciones de peligro pueden ser introducidas por la misma operación del equipo.

Particularmente pueden surgir situaciones críticas cuando se llevan a cabo operaciones de mantenimiento o reparación de equipos en áreas peligrosas. Sobretodo en aquellos casos donde el trabajo se realiza en raras ocasiones o a intervalos irregulares. Un alto rango de consideración y cuidado debe aplicarse, comenzando desde la planeación y preparación del evento. Para los trabajos de soldadura y otros trabajos a llama descubierta, durante los procedimientos de taladrado, martillado o calafateo; donde a menudo pueden producirse chispas; y en todos aquellos trabajos donde se utilicen equipos sin certificación para áreas peligrosas, equipos de medición y prueba o vehículos llevados a áreas con atmósferas potencialmente explosivas, los operadores de planta deben tomar las medidas necesarias para asegurar que el trabajo se lleve a cabo de forma segura.

El trabajo deberá ser descrito en un plan operativo de trabajo, los posibles peligros deberán ser identificados y las medidas apropiadas de seguridad para evitar explosión tomadas. Además, el curso cronológico del trabajo, la descripción exacta del lugar de trabajo, el personal envuelto en la realización del trabajo y todos aquellos responsables de la seguridad y el control deberán encontrarse documentados.

La formación de atmósferas potencialmente explosivas durante el periodo de trabajo, debe de excluirse en lo posible. Si existe algún factor de riesgo remanente, deberán tomarse medidas especiales.

Para la determinación de la extensión del peligro, deberá considerarse los criterios expresados en el capitulo "Evaluación de peligros de explosiones" dentro de las regulaciones sobre seguridad.

El concepto de protección primaria contra explosión deberá tener su apropiada importancia.

Cuando un proceso de la planta se encuentre en operación, las fuentes de ignición pueden ocurrir como resultado de una falla de operación o sobretodo como resultado de cargas electrostáticas. Las circunstancias bajo las cuales, ocurra una súbita descarga de ecualización con su consecuente chispa son tan variadas, que la Asociación de Comercio de la Industria Química (TACI) a emitido, como ayuda a evitar estas circunstancias la publicación "Guía para evitar los peligros de explosión debidos a descargas electrostáticas" como un documento especial relacionado a las atmósferas potencialmente explosivas. En la mayoría de los casos los equipos instalados permanentemente pueden contrarrestar muchos de los peligros potenciales. Por otro lado, la conciencia de seguridad y la actitud confiable del empleado es absolutamente necesaria si se desea evitar problemas en esta área tan delicada.

Los empleados que laboran en áreas con atmósferas potencialmente explosivas deberán:

  • Seguir las instrucciones de seguridad

  • Practicar las medidas de seguridad

  • Utilizar únicamente equipos y dispositivos específicos

  • Corregir o reportar fallas o deficiencias inmediatamente

Los lineamientos para protección contra explosiones consagran una sección completa a las medidas especiales que deben tomarse durante los trabajos de reparación en áreas peligrosas.

Para el patrón, la selección y la regular instrucción del personal cuya labor es la de asegurar que estos requerimientos se cumplan, debe ser tan importante como la provisión de equipos y sistemas especialmente diseñados para áreas peligrosas.

 


   Menú Principal

Para más información:

 

© 1999

 webmaster@texca.com